ÍMPETU

No soy más que un eslabón de la gran duda.
Frágil, la unidad me es efímera, pero
un racimo de vidas de mi muerte emergen
y el verdadero nombre que llevo es Ondulación.


Por eso, encorvado bajo los tiempos, despliego un largo tejido,
desde la hierba débil hasta la pensativa frente,
y la rubia hilera de formas, subiendo de un sol hacia otro,
en el inmenso mar de la vida difunde un pasado.

De la errante ola, de las eternas aguas,
me procuro el vestido de los que mueren,
y renovado y ágil ando -sutil escalofrío-  
por orgullosas aulas y húmedas cuevas ...

Así, abriendo en la tierra enormes puertas, 
hacia ritmos no abarcados por la mente jamás,
llevo a la alta balanza mi carga, rica
en tantas existencias y en otras tantas muertes.

ION BARBU

Category: 0 comentarios

0 comentarios:

Publicar un comentario