LAS COSAS USADAS

Las cosas se cansan como gestos
lentos. Comprar una cosa y usarla
es un gesto, como un respiro.
Las cosas usadas son como respiros respirados,
ya están consumidos, no se pueden 
usar una segunda vez. Son cosas 
acontecidas, y lo que ya ha acontecido, por bueno 
o malo que sea, no cambia, ni se repite.
Las cosas usadas hay que volverlas a comprar,
hay que respirarlas otra vez,
todavía envueltas en celofán;
no se lavan, como no se lava un respiro,
pierden, después del primer uso,
la opacidad
y no envejecen ni mueren, sino, simplemente,
están usadas.

Carlo Bordini
Category: 0 comentarios

0 comentarios:

Publicar un comentario